La serenidad de una noche de martes

 
Korn se presentó el pasado 25 de Abril en el estadio Malvinas Argentinas, Buenos Aires. Crónica por Gustavo Rosciano.
Aún recuerdo la primera vez que me encontré con Korn. Fue allá por 1999 creo, por intermedio de un cassette "bootleg" de un show en vivo que me pasaron. No los entendí. Me dio risa el chuun chuun wiiiiii, que hacían las guitarras, pero en aquél momento mis prejuicios metaleros fueron más fuertes. Algo de eso mi cabeza me recordó en este show que Korn dió en el Malvinas Argentinas, en el marco de la gira sudamericana para presentar "The Serenity Of Suffering", su última obra discográfica.

Esta vez fue la cuarta vez que Korn se presentaba en suelo argentino, y segunda seguida en el Malvinas Argentinas. Parece que lejos quedó aquella polémica entre el Metal tradicional y el "nü metal" que Korn ofrece; hoy en día el público es lo suficientemente homogéneo como para decir cuestión superada. Remeras de Maiden, Ac/Dc, Metallica, etc dan testimonio de ello. A propósito, el mini estadio de Argentinos Juniors lució lo suficientemente lleno (al menos en un 90 por ciento) como para demostrar que la banda sigue generando una buena respuesta de la gente.

La formación actual de Korn, es lo más parecido a la alineación original de la banda que podemos ver en la actualidad, descartando al baterista David Silveria. Sin embargo, por un problema personal, el carismático bajista Fieldy no pudo ser de la partida, así que la banda no tuvo mejor idea que reemplazarlo (temporariamente) por Tye Trujillo, el niño de 12 años hijo de Robert Trujillo de Metallica. Tenía dudas sobre este reemplazo, pero a Tye se ve que no le asusta la responsabilidad, y revoleo de pelos al mejor estilo Jason Newsteed mediante, se comió el show y terminó muy ovacionado por la gente. Hay que decir que el refreso de Brian “Head” Welch a la banda mejoró mucho el performance, ya que junto a “Munky”, son la pareja ideal de guitarristas para Korn.

A esta altura de los tiempos, Korn ya es una banda madura y crecida, con altos y bajos en sus trabajos discográficos pero con la espalda suficiente como para dar un buen show con muy buenos temas. Justamente el set list elegido da fe de ello. "Right Now" fue el elegido para dar comienzo al concierto. Así, se fueron sucediendo algunas canciones de "The Serenity Of Suffering" con algunos temas de sus anteriores trabajos discográficos. Simpático fue el "We Will Rock You" (tema de Queen) entremezclado en medio de "Coming Undone". Algo similar a la porción de "One" de Metallica que Korn nos entregó en medio de "Shoots And Ladders", ese tortuoso y hermoso tema en el que Davis sacó a relucir una vez más su gaita y su orgullosa descendencia escocesa. El público no dejó tema sin corear, hasta incluso se vio a algunos imitar los pasitos de "Y´All Want A Single". 

El sonido del show fue muy bueno y correcto, aunque el volumen de la voz de Jonathan Davis podría haber estado un poco más alto. Lo que hace al equipo escénico y demás no resultó la gran cosa pero tengamos en cuenta que tampoco Korn está haciendo una gira a gran escala, sino que más bien este es un tour a media máquina, aunque se estarían mereciendo hacer algo más grande a esta altura.

Luego de los consabidos solos de bajo (sorprende como toca Tye Trujillo) y de batería (en el que Ray Luzier coqueteó con la demagogia de siempre), vino lo mejor para la parte final del show. "Blind" amenazó con llevarse todo el pogo del mundo, pero en cuando empezó a sonar la tribal "Twist" de solo un minuto seguido de "Good God", el estadio parecía venirse abajo, y los Korn así pagaron sus tributos a los que amamos esos viejos temas de antaño. Los bises vinieron de la mano de "Falling Away From Me" y ese himno ñumetalero que es "Freak On Leash", para así dar por finalizado un show, un poco corto pero realmente intenso. La guitarra de Munky con el sonido activo fue todo lo que quedó...mientras los Korn saludaban y agradecían al público argentino.

Punto negativo para la organización, larga fue la espera para la entrada al Malvinas Argentinas; el único acceso hizo que la larga cola de más de cinco cuadras para campo fuera un atentado para la paciencia, sumándole a a ello que afuera por momentos lloviznaba, y bastante. Gracias a la tardanza, solo pudimos ver los dos últimos temas del set de A.N.I.M.A.L., banda que ofició de telonera y que al parecer, hicieron un muy buen show con un sonido más que óptimo. Más allá de los contratiempos, y dejando de lado mis prejuicios metálicos, disfruté lo que Korn ofrece en la actualidad. Ya son un clásico de la música del siglo XXI, y lo bueno es que, como demostraron en Argentinos Juniors, la banda sigue gozando de muy buena salud.

por Gustavo R. Rosciano
Modificado por última vez enMiércoles, 10 Mayo 2017 17:14

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Join now and claim bonus william hill uk - wbetting.co.uk